miércoles, 3 de septiembre de 2008

Sardina rock

Ya conté acá, acá o acá sobre la tradición de joda en este país. Los festejos españoles son toda una experiencia, hay que ver para creer. Hay gente que le da lo mismo si no le arreglan la calle, pero como no se hagan las fiestas del pueblo, al alcalde o alcaldesa los linchan. Este año vuelvo a estar en varias fiestas de los pueblos, pero ya no voy enviado por el diario, sino porque me viene la gana.

La última fue en Arraya de Oca, un pueblo de Burgos que según la Diputación tiene 53 habitantes, o sea que en el invierno deben quedar unos diez o doce afortunados. El viernes a la noche había concierto de rock y, attenti, que yo fui a tocar con un grupo que tengo por acá. O sea, no me quiero hacer el agrandado, pero el ñorse estaba en el cartel de fiestas. Para el que no lo sabe, me siento en el lugar del baterista.

Bueno, la cosa es que partimos como dos horas tarde, porque el violero tenía la guitarra rota y se puso a arreglarla justo a la hora que teníamos que estar saliendo para el pueblo, que está a unos 20 minutos de Burgos. Además, llegamos sin el cantante, porque el tipo tiene un bar en otro pueblo y no hubo forma de que los parroquianos se fueran a casa y cerrar el local. Así que cuando enfilamos para el lugar del concierto, el cantante todavía estaba juntando vasos y poniendo a los clientes su mejor cara de a ver si se piran de una vez.

En el pueblo sí nos reciben como verdaderas estrellas de rock, esto es, con unos sánguches de sardina de cena. A mí me encajaron un cacho de pan y una sardina asada en la mano, pero como no tenía con qué corno sacarle las espinas, al final terminé cenando una bolsa de papas fritas con gusto a pollo al tomillo. Y no es para hacerme el gracioso: de verdad hay bolsas de papas fritas con gusto a pollo al tomillo.

Teníamos una lista de 10 o 12 canciones, pero entre pito y flauta no llegamos a ensayar más de 5. En realidad, tampoco las habíamos ensayado gran cosa, pero suponíamos que todo el mundo iba a estar en pedo y si salía mal nadie se iba a dar cuenta. Yo pensaba: si sale bien, nos haremos los importantes; si sale mal, la culpa es del sonido. Pero salió bien y hasta tuvimos al borracho de siempre que se copa y se pone a bailar como un loco pegado al escenario. El público, unos 40 malvivientes, nos pedía otra. Pero no teníamos ninguna otra. Yo desde el escenario un poco me hice el chistoso y pregunté qué canción querían escuchar otra vez, pero a) no me entendieron el acento, b) no les pareció gracioso o c) era un público exigente y quería canciones nuevas, porque nadie me contestó. Ma sí, improvisamos un tema y nos retiramos entre las mieles de aplausos, teniendo claro la máxima de que siempre conviene irse a tiempo y con los laureles antes de que a uno lo echen a patadas.

Después me enteré, cuando desde el escenario nos llamaron para hacer otras canciones, que nos habían presentado ante el pueblo como "Los popeyes". Al cantante no se le ocurrió otro nombre cuando le preguntaron. Nos fuimos derecho al bar.

Menos el de naranja, los otros tres completan "Los popeyes". Una banda con mucha espinaca.

9 comentarios:

  1. 1º.quiero conocer al niño de blanco.
    2º.creía que escribirías algo de las fiestas de "otro pueblo",aunque solo fuera un poquito.
    3º.como es que tenías oculto en tu interior a un batería?
    (no se te notan nada las baquetas)...
    4º.se liga mucho como rockero?
    5º.los Popeyes,jaj,jaj,jaj,lo que hace el alcohol.
    salu2 desde el mediterráneo.

    ResponderEliminar
  2. x cierto....a la sardina asada se le sacan las espinas con la mano!
    (estos de ciudad...)
    y si hubieras avisado, yo también habría bailado borracha pegada al escenario,
    menudo concierto que me perdí....

    ResponderEliminar
  3. Que Tato!!
    Haciendo estragos por las europas.
    Faltaban las groupies, pero bueno las giras van trayendo los aditamentos.
    Saludos Tato.

    ResponderEliminar
  4. http://loscuentosdelgranpez.blogspot.com/2008/01/el-mister.html
    para vos que querias saber a que se referian un Mister

    ResponderEliminar
  5. Anónimo12:42 a.m.

    aguante el batero de habitacion 207, para los que no saben fue un grupo muy importante de cordoba, que se disolvio cuando el batero se piro para españa. espero que me llegue el nuevo lp de Los Popeyes. Al de Habitacion 207 lo escuche un año seguido. espetacular !!!!!!!!!!! ME ALEGRA LA VUELTA A LA BATERIA. ABRAZOS Rauli

    ResponderEliminar
  6. Anónimo7:17 p.m.

    Buenas Tato;
    Pero tio esto de que tienes un grupo se avisa, que de Leon a Burgos no hay nada, y entre la que se subiria del mediterraneo y yo ya serian dos fans incondicionales del bateria, que no se vuelva a repetir, eh?je, je.
    Por cierto me encanta como escribes, asi que lo siento por ti pero no te vas a librar de mi facilmente ya que tienes una asidua mas a tu blog.

    Un besazo de Laurita ( Leon)

    ResponderEliminar
  7. Hola, gracias a todos por los elgios, a ver si alguno me putea un poco que va a parecer que les pago para que comenten.
    A la gente de España: no avisé a nadie del concierto, porque como leyeron, podía ser cualquier cosa, y tampoco sabía si eran las fiestas del pueblo o qué, ni siquiera dónde quedaba. Creo que nos invitaron a tocar por otros pueblos (no sé en qué anda eso) pero no creo que se pierdan mucho.
    A mi primo: ¡¡¡gracias!!! Realmente se tuvo que aguantar un año seguido el casette de Habitación 207, que grabamos con unos parlantes (altavoces) quemados. Como si estuvieran a la parrilla. Si hay otro concierto, lo voy a grabar con el teléfono, y ese sería el LP de Los Popeyes que reventará las disquerías.
    Sobre groupies y si se liga, por ahora no he visto más que sardinas. Ya respondí, chau.

    ResponderEliminar
  8. Apoyo incondicional a no dar aviso a la gente que te aprecia si se presenta un concierto del tipo "vente a tocar a mi pueblo". Así, esa gente no va y te siguen apreciando. Lo digo por experiencia.

    Colección de frases lapidarias sobre el rocanrol:

    Perder un fan es como perder las uñas, no les veías mucha utilidad cuando los tenías pero cuando te faltan te sientes raro.

    El peor crítico y promotor de un grupo y/o artista-solista son sus propios amigos.

    El rocanrol de "baja intensidad" no es sex, drugs & rock&roll. Se convierte sin saber cómo en calentones, vino y ruido atroz. Pero, lo bien que lo pasamos, pardiez.

    Creo que Tato y Sr.K deberían hacer una jam session un día de estos (o aquellos).

    ResponderEliminar
  9. willy baterola, ex-rector,3:09 p.m.

    "Celebro con beneplácito la vuelta al banquillo bateril del señor Faustino. Es encomiable el esfuerzo mancomunado por formar una orquesta de ´ruocanroul` y más si es fruto del remanente dejado por una administración austera y diáfana, me parece."

    ResponderEliminar