sábado, 22 de noviembre de 2008

Les cortan las manos


Parece ser que la moda de pedir calcomanías en España está de vuelta. Si un chico tiene ganas de salir a pedir calcomanías, será que le parece buena idea y se entretiene. Y se encuentra con carteles como los que ven acá. Yo cuando era chico me cansé de ir a los negocio y soltar el “Señor, ¿tiene calcomanías?”. Muchos nos daban, como la Cigarrería Alonso, y otros nos mandaban a la mierda. No entiendo qué tanto les molesta a los vendedores decir que no tienen. Pero mucho menos entiendo por qué no tienen. Los chicos que hoy salen a pedir, mañana van a ser grandes y van a ir a comprar, no sé si no se dieron cuenta. ¿Y qué les dicen hoy? Andate y no entres a mi negocio, rata apestosa, que no te vamos a dar nada.

En español de Eshpaña, calcomanía=cromo

Están todos los cosos del marketing buscando siempre el último invento y la palabra más cheta que se les pueda ocurrir, rompiéndose el balero para ver cómo los clientes miran sus publicidades. Con las calcomanías tienen un ejército de críos que lo hacen gratis y por voluntad propia. Si a un pibe le das 10 calcomanías, te las pega por toda la casa y te incrusta la marca en el cerebro de sus papás. Y las otras cinco las pega por la calle o la escuela, para que las vea todo el mundo. Pero no, les ponen un cartel para que no rompan las pelotas y no les dan una mierda. Ya se los van a encontrar en el desierto…


6 comentarios:

  1. No sé si era con vos que íbamos a una agencia de viajes que estaba en Corrientes y 25 de mayo, en la que nos decían cada vez que íbamos a preguntar por calcomanías, "Vengan la semana que viene". Habremos ido unas 45 veces, hasta que nos cansamos. Felizmente, el destino se encargó de que esa gente se fundiera: hoy hay una farmacia en ese lugar. ¿Tendrán cromos?

    ResponderEliminar
  2. De esa agencia no me acuerdo, pero si nos hicieron eso, muy justo es que se hayan fundido los muy canallas. Sí me acuerdo que salíamos mucho nosotros dos a pedir calcomanías. La Cigarrería Alonso daba las de Eveready, y después había una de repuestos que daba unas de rulemanes, no me acuerdo cómo se llamaba. Si no fuera que Eveready hace unas pilas de mierda, las compraría sólo porque me cae bien. Los rulemanes no los compraría porque no sé para qué se inventaron. Lamentablemente estos negocios también se fundieron.

    ResponderEliminar
  3. Han desaprecido parece los "cromos". Estudiando publicidad, me parece que los anunciantes estan lentos y deberian poveer a sus clientes de ellos. ya que no parece una gran inversión y una apuesta a su ganacia potencial. Debe ser que los son padres y que se solidarisan con otros por lo hincha pelotas de su hijos que llenan las casas con calcomanías.
    Saludos Tato.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo11:17 p.m.

    todavia me acuerdo de la calcomania de cigarrillos achalay, que la pegabas en el vidrio y no salia en la puta vida.
    viva alonso carajo

    ResponderEliminar
  5. Terrible, las de cigarrilos Achalay eran históricas. Muy cierto el comentario anterior, no salían en la reputísima vida. Había que darles con agua y así y todo costaba mucho. Los Achalay no eran nada sin sus calcomanías. No pusieron jamás nunca un anuncio en la tele, ni en el diario, ni en la radio. Todo el imperio levantado en base a calcomanías, incluso su marca pasó a la historia para decir "Ahh...chalay". Esta gente sabía lo que hacía, lástima que también se fundieron, deben haber quemado su fortuna en el Casino.

    ResponderEliminar
  6. Tato, muy buena esta de las calco! Yo era muy de pedir en los negocios.. Una vez, no se de donde salieron unas de Cerveza Tupungato que eran muy buenas. Una muy exclusiva que consiguió mi hermano era de Cerebro, una disco de Bariloche. Pero las más copadas me las consiguió el compadre Menardo a través de Marcelo Ingaramos que andaba por los circuitos de tenis de todo el mundo y le traía a él y chapaba yo de rebote...

    ResponderEliminar