jueves, 28 de septiembre de 2006

El famoso de la calle

Creo que no hay ciudad en Argentina donde falte la calle Almirante Brown. En Villa María no me acuerdo dónde está, pero seguro la debo haber cruzado más de una vez. En Córdoba, cualquier tachero la conoce, pero al Almirante siempre le quitan el grado militar y pasa a ser directamente “Bron”. ¿A qué viene esto? William Brown, el famoso de la calle, fue un irlandés que a comienzos del siglo XIX emigró hacia Argentina escapando de la pobreza. Nació en 1777 en Foxford, un pueblito de la provincia irlandesa de Mayo, y habría llegado a Buenos Aires en 1811. En nuestro país es reconocido por ser el fundador de la Marina y por haber combatido contra las flotas españolas, entre otros maleantes de la época. Yo no lo supe hasta que se me ocurrió venirme a Irlanda. En esta isla, casi todo el mundo que haya cumplido los 40 sabe quién fue y es uno de los nombres que sueltan cuando digo que soy argentino, después de Maradona o Evita.

Curiosamente, en Dublín este hombre no tenía calle. Pero eso fue hasta ayer, cuando la Embajada de Argentina y la Sociedad Almirante Brown inauguraron en uno de los muelles del Río Liffey la calle con el nombre del famoso “Bron”. Estuvo cortando cinta el primerísimo primer ministro irlandés, el Taoiseach Bertie Ahern, que en estos días anda envuelto en un flor de quilombo porque aparecieron unos 50 mil euros que al tipo no le convenía nada que aparecieran. También estuvo nuestra ministra de Defensa, Nilda Garré
Después de eso hubo un copetín en un barco de la Marina irlandesa, como ya se había hecho el
25 de mayo. Y no hace falta que cuente lo que se puede llegar a sacrificar por la patria la flota argentina cuando la comida viene de arriba y con canilla libre.
Acá estoy con mi cara de "Yo también podría ser marinero"

El barquito de la Marina irlandesa donde se hizo la festichola.

Apenas largaron la comida la gente se olvidó un cacho de Bron

Una toma del Liffey, a la altura del Paseo Almirante Brown.

El que está llegando es el primerísimo primer ministro, o sea, lo que para nosotros es el presidente.

El primerísimo primer dando su discurso. Como siga así no va a dar muchos más.

Nilda Garré leyendo inglés como podría hacerlo La Mona Jiménez.

Después de los discursos, se vino la milonga. La que baila es Verónica, mi compañera de piso. El tipo es un irlandés alumno de ella.

Capitanes, marineros, remeros, polizontes y poligrillos le daban a la Guinnes sin problemas.

Los marineros listos para dar batalla.
Estuvo lleno de comegratis.

6 comentarios:

  1. tato: tenemos que salir a sacarnos fotos con las albondigas y hacemos una publicacion conjunta del asunto... y nos repartimos la gloria, yo tambien quiero salir en el diario de villa maria... te quiero casi como a mi mama, aunque tengas mejor orto que ella, la MAMMA no se toca

    ResponderEliminar
  2. Anónimo11:51 p.m.

    LA GENTE PIDE LAS MARACAS, EL INFLADOR Y EL COGOTEO FEROZ!!!
    UN ABRAZO TATIN!
    JAVI!

    ResponderEliminar
  3. Anónimo9:44 p.m.

    Gracias querido Tato por ilustrarnos acerca de nuestro querido Guillermito Brown. La verdad que si pago el festejo, hay que tenerlo en cuenta. Esos son proceres carajo.!!!!! Viva el Almirante. Muy bueno lo de la Garre. Saludos. Segui que lo leemos. Rauli

    ResponderEliminar
  4. Anónimo3:39 a.m.

    si hablamos de putas mira un hijo de puta: sepa porque no fue seleccionada para el 2 congreso d tango en dublin MACHENGO>>>>>
    www.machengo.com.ar

    ResponderEliminar
  5. Anónimo3:56 a.m.

    te he leido cosas peores, por las cuales cobrabas. La foto del chupao sobre las bolsas si que esta buena. Me hace acordar mucho a mi. Que se yo, tal vez puedas contar algo de la otra calle: inmigrantes, policias, "terrorismo", etc. No creo que todo sea tan anecdótico, tan cool.

    ResponderEliminar
  6. Juaaaaaa: muy bueno.

    Lo que sí, ya mismo le estoy reportando al Primerísimo tu posteo, a ver si te hacés el canchero con Inmigraciones.

    ResponderEliminar