martes, 31 de marzo de 2009

No sea salame, robe a lo bestia

Retomo un poco este blog, que no es que tenga olvidado, pero anduve y ando más metido en Facebook y otras cosas, y los lectores por acá son demasiado inteligentes y astutos como para repetirle la música.
Hay un flor de quilombo en España con esto de la crisis. Hasta hace año y pico no pasaba nada, y ahora resulta que todos los gobiernos están fundidos y no hay un peso partido al medio.
Pero también empiezan a saltar casos de choros de guante blanco. En todos estos años que sobraba la guita, no digo que acá se robaron hasta las sillas como en Argentina, pero tampoco se chuparon el dedo. Sólo que mientras había para comprar casa, computadora y televisor a la última, mucho no importaba.
Y acá es igual: si sos amigo del diputado más caradura o el ministro atorrante, no pasa nada macho, quedate tranqui que al trullo (cárcel) no vas.
Hay que dejarse de embromar y aprender las lecciones de nuestros líderes. Robar no está mal, lo que está mal es ser un salame. Si te afanás un paquete de galletitas en el supermercado, sos un muerto de hambre y un peligro social. Seguro comés sombra.
Pero si te robás cientos de miles de euros, es usted un señor respetado y puede veranear con su camisa verde agua donde le venga la gana. ¿Qué va a escoger de postre, caballero?

1 comentario:

  1. ¿Por qué "no digo que se robaron hasta las sillas COMO EN ARGENTINA"?

    ResponderEliminar