lunes, 18 de septiembre de 2006

Gaelic football

Ayer se jugó en Dublín la final del All Ireland Championship, el campeonato irlandés de fútbol gaélico, que es el deporte que más gente (y mamutas) moviliza. Jugaban Kerry, un equipo del sudeste, y Mayo, del noroeste. Todos los partidos de la fase final del campeonato se jugaron en Dublín porque acá está el Croke Park, el estadio deportivo más grande del país, para unas 80 mil personas. Es decir, que los dos equipos jugaron ayer de visitantes, y Dublín recibe toda esta pelotera de fanáticos que llegan desde las ciudades de cada equipo. Pero no es que fletan un par de bondis, sino que vienen miles y miles, incluso los irlandeses que viven en Inglaterra, Escocia o Estados Unidos. Todos los partidos de la parte final tuvieron lleno total del estadio. Yo vivo a tres cuadras del Croke Park y veo todo el folclore callejero de este deporte, el antes y el después de cada partido.

El fútbol gaélico es una marca de identidad en Irlanda, y parece ser que arrancó hace casi 700 años. Es 100% irish. Y cuando en Irlanda se dice 100% irish no quiere decir sólo eso, sino fundamentalmente que no es inglés. En las camisetas, los nombres de los equipos no están escritos en inglés, sino en gaélico. Por eso, un irlandés se siente muy orgulloso de este deporte. Es una mezcla de fútbol y rugby: juegan con las manos, los pies y el arco es como si fuera uno de fútbol pero con las “haches” del rugby arriba. El gol vale según donde la hayan embocado, si en el arco de fútbol o en los palos de rugby. Es muy rápido y algo violento, se dan con todo y hasta se pegan un par de piñas pero a lo sumo les sacan una amarilla. El resultado es, a mi gusto, bastante entretenido. El otro deporte irlandés que mueve gente es el hurling, mucho más agresivo y que se juega con unos palos de madera con los que se sacuden sin asco.

Van muchas mujeres a los partidos de fútbol gaélico, eso llama la atención. Si en Argentina el porcentaje de ellas que va a los estadios no creo que llegue al 5 por ciento, acá la cosa es muy distinta. Haciendo una estimación a ojo, porque no las iba a contar a todas, las mujeres son más o menos el 40 por ciento. A pesar de la curda que lleva más de uno/a, no suele haber peleas o incidentes. Pero a ver si les puedo explicar dónde estoy viviendo. Los partidos de la fase final, cuando el equipo de Dublín todavía estaba en carrera y había un marcado clima de euforia en la ciudad, tuvieron un problema: empezaban tarde porque la gente se demoraba en los bares cerca del estadio. Y no eran dos o tres pelagatos que no se dieron cuenta de la hora o que se olvidaron de ir a mear: eran miles que no largaban la cerveza. Yo creo que el problema era que como mucha gente venía de afuera, entre el viaje y la mar en coche no les alcanza el tiempo deseable en el pub. Así que, no sé bien por qué, los partidos no empezaban hasta que más o menos entrara toda esta gente que estaba chupando, lo que complicaba toda la organización. Tanto fue así que cuando ya se venía encima la hora del partido salían unos autos con megáfonos, de esos que hacían publicidad en Villa María hace muchos años, para avisarle a la gente en los pubs que ya era tarde y que por favor dejaran los tragos y emprendiesen la marcha hacia el Croke Park. También el ex presidente de la liga gaélica tuvo que salir por los medios pidiendo por favor a la gente que revisara su conducta. Sí claro, seguro la están revisando.

Ayer, como todos los domingos anteriores, los pubs cercanos al Croke Park y los del centro reventaban de gente antes y después del partido, que lo ganó Kerry por paliza. A la noche yo fui a trabajar al hotel y el lobby estaba lleno de hinchas, como suponía. Cuando ya el número de pintas que llevan encima es tan alto que no se puede certificar ni con escribano, siempre, pero siempre, aparece uno con pasado de cantor frustrado y se pone a demostrar sus virtudes hasta que se hace de día. A mí me resulta pintoresco. A mi compañero Eamonn, que ya lleva décadas laburando de noche en hoteles, sencillamente le tiene las bolas llenas: “Fucking crazy”, putea en voz baja.

La foto no tiene nada que ver con nada, era nomas para que me vean con mi amigo Lorenzo (el tano de la izquierda).

10 comentarios:

  1. hace un informe de las putas de dublin

    ResponderEliminar
  2. hernan (el irlandes errante)7:00 p.m.

    si!! las putas donde estan!? las putas donde estan?!? queremos fotos de las putas!!

    ResponderEliminar
  3. Anónimo7:40 p.m.

    Siempre foto con vagos vos, eh! Para cuándo las putas???

    ResponderEliminar
  4. putas, lo que se llaman putas... no encontramos muchas tatito

    hay q ponernos en campania para encontrar las putas dublinenses antes de irnos

    ResponderEliminar
  5. Bueno, como se puede apreciar, los amigos que leen los post son gente de profundos intereses culturales. Bien ahi muchachos, indagando sobre cuestiones de maxima importancia a la hora de conocer otro pais. Ya les voy a contar lo que se ve por la calle...

    ResponderEliminar
  6. Anónimo3:31 a.m.

    durisimoooooooooooooooo
    Monina & Veronica and INKE

    ResponderEliminar
  7. Anónimo3:33 a.m.

    CHE LA PUTA MADRE UD NO PUEDEN LEVANTAR UN ALFINIQUE EN FITZSIMONS
    FIRMA 3 PUTAS
    LA PUTA MADRE!!!

    ResponderEliminar
  8. Anónimo2:29 p.m.

    Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo1:12 a.m.

    Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo6:05 a.m.

    Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar